Mario, el futbolista gallego que ha fallecido a los 18 años recién cumplidos, demasiado pronto

Mario Bermúdez, jugador de fútbol del Imperator OAR de La Coruña, que acababa de cumplir los 18 años hace tan sólo un mes, falleció el pasado lunes después de llevar diez meses peleando contra un tumor cerebral.

El joven luchó hasta el último momento con valentía, coraje y una sonrisa en sus labios. Su gran pasión desde pequeño era el fútbol, empezando a jugar con apenas cuatro años en su club, el Imperator.

Mario defendía también con orgullo los colores de su equipo favorito, el Deportivo de la Coruña, allá donde iba. Sufrió como el que más en la reciente promoción que jugó el club gallego, y acudió al estado para apoyar al equipo como hacía siempre, al ser seguidor y socio de dicho club.

El pasado 10 de junio, cinco días antes de cumplir la mayoría de edad, celebró la graduación del Bachillerato en el Instituto Rafael Dieste, donde estudiaba.

Su mejor recuerdo en el mundo del fútbol fue en el campo del Imperator, cuando tiró una falta en el medio del campo desde 50 metros y la metió en las redes de la portería rival, gracias al gran golpeo que poseía.

Su muerte ha golpeado especialmente a su familia, sus padres, Alberto y Marga, y a su hermana Iria. Su cuerpo fue velado también por amigos y conocidos en el tanatorio y, posteriormente, en su entierro. Así se despidió para siempre a Mario, un joven que partió demasiado pronto pero vivió su vida con energía y alegría hasta el final.