Jesús muere como un héroe tras defender a la hija de su pareja del ataque de su expareja

Una acción heroica la cuenta la vida a un joven de 22 años.

Jesús Ángel Orellana Amigo, un joven de 22 años, ha sido asesinado a puñaladas en Andújar (Jaén) tras tratar de defender a un menor, ex pareja del presunto autor, de un hombre de 28 años contra el que se había presentado una denuncia previa. Aunque se tomaron medidas cautelares estas ya que habían cesado, según fuentes policiales.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Andújar ordenó este viernes el ingreso del presunto autor del delito en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

Según Diego Moya, portavoz de la Policía Nacional, un padre y su hija caminaban juntos el jueves por la vía pública cuando se abordaron el presunto autor de los hechos, «de una manera totalmente agresiva verbalmente, increpando a la menor, insultándola y vejándola».

El padre de la menor repelió el primer intento del homicida.

Este padre defendió a su hija y lo calmó. «Parece que lo consiguió e incluso, según declaraciones del padre recogidos en el atestado policial, se dio la mano y el presunto autor abandonó la escena», han confirmado fuentes cercanas a la investigación.

Según declaraciones de testigos, que aún se siguen recabando, a los pocos minutos la expareja de la menor regresó armado con un cuchillo, momento en el que apareció otro joven, «pareja sentimental de la madre de la niña», y se interpuso entre la menor y el agresor, recibiendo dos puñaladas.

Moya relató que en un primer momento, «la menor pensó que eran dos golpes hasta que notó cómo su camisa comenzaba a enrojecerse de sangre y cómo se desplomaba».

Recibió heridas mortales.

A las 14:30 horas se desplazaron al lugar una patrulla de la Policía Local y dos patrullas de seguridad ciudadana de la Comisaría de Andújar del Cuerpo Nacional de Policía. Después de recibir una llamada que decía que un hombre herido estaba tirado en el pavimento sangrando profusamente.

El hombre herido falleció después de que uno de los agentes de la Policía Nacional realizara una maniobra de taponamiento de la herida mientras esperaba a los servicios sanitarios, que lo estabilizaron y trasladaron al Hospital de Andújar.

Tras recoger diferentes testimonios, la Policía identificó al presunto autor, que era conocido por los vecinos y se había refugiado en la casa de sus padres. Agentes de la Policía Judicial de Andújar entraron en dicha vivienda y lo detuvieron. Este viernes, el Juzgado de Andújar ordenó su ingreso en prisión provisional tras prestar declaración ante el juez.