Web
Analytics

«Te has ido muy joven»: conmoción por José Manuel, el guardia civil muerto repentinamente

El agente, de 48 años, era padre de dos hijos.

Luto en la Guardia Civil por la muerte repentina de un compañero. Se llamaba José Manuel Camaño, tenía 48 años y era padre de dos hijos. El agente, que estaba destinado en el destacamento de Tráfico de Antequera, era muy querido en la Benemérita, que está conmocionada por su pérdida.

El pasado domingo, José Manuel falleció tras sufrir un desvanecimiento cuando practicaba ciclismo. El suceso se produjo a apenas un kilómetro de su domicilio, en la localidad de Fuente de Piedra, donde vivía con su familia.

Camaño había salido a practicar ciclismo cuando sufrió un desvanecimiento y quedó tendido en la calzada. Un ciudadano extranjero que pasó por allí, y que al parecer era médico, intentó reanimarle, sin éxito. Tanto sus esfuerzos y los de los sanitarios que lo atendieron después fueron en vano.

La causa del fallecimiento está pendiente de la autopsia, que se hará a lo largo de la semana en el Instituto de Medicina Legal de Málaga después de realizar, como marca el protocolo, una PCR al cadáver y descartar que estuviese contagiado por Covid-19.

La Asociación Unificada de la Guardia Civil —AUGC—, se hizo eco en sus redes sociales del fallecimiento del agente. Le califican de «excelente profesional y mejor persona», como reza un mensaje difundido en Twitter.

Camaño había estado destinado desde 2004 en la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, por lo que era un especialista. Después de un periodo en Osuna, Sevilla, en el que se dedicó al área de transporte, fue destinado a Antequera, donde se afincó con su familia.

La AUGC mostró su consternación por lo sucedido y quiso trasladar el pésame a su familia y allegados. «Te has ido muy joven, compañero, dejando una profunda huella en los que te conocieron», publicó por su parte Jusapol, también en Twitter.

Descanse en paz.

Deja un comentario