Declaran muerto a un bebé prematuro, pero en la funeraria descubren que su corazón sigue latiendo

Los doctores determinaron que había «nacido muerto».

Los milagros existen porque la gente cree en ellos, a pesar de la evidencia de lo contrario. Las personas a menudo ponen emociones en sus creencias, que pueden ser racionales o no, y llegan a conclusiones diferentes debido a esto.

Sea como sea, no cabe duda de que sucesos como el que os vamos a contar hacen que hasta el más escéptico tenga un momento de duda. Una funeraria descubrió que un bebé prematuro que había sido declarado «nacido muerto» por los médicos realmente seguía vivo. El director del centro se dio cuenta mientras preparaba su cuerpo para el entierro de que el corazón del pequeño seguía latiendo.

La madre de 18 años había pedido ayuda médica el pasado 27 de diciembre, ya que, al parecer, no estaba al tanto del embarazo y fue al hospital dos veces después de sentir un dolor intenso. Según su familia, los médicos la enviaron de vuelta a casa en ambas ocasiones y no se dieron cuenta de que estaba embarazada.

El bebé nació en el quinto mes de embarazo y pesó un kilo.

Mientras estaba en casa, en el municipio de Ariquemes, en el estado brasileño de Rondonia, el dolor comenzó a aumentar y dio a luz al bebé sin ayuda médica. El bebé nació en el quinto mes de embarazo y pesó un kilo.

Cuando fueron la hospital, los médicos declararon que nació muerto. El director de la funeraria, que no ha sido identificado, fue llamado al hospital para trasladar el cuerpo del bebé y prepararlo para el funeral.

Recogió el cuerpo alrededor de las 3 de la mañana del martes. Unas horas después, mientras realizaba los trámites para el entierro, notó que el bebé suspiraba y que su corazón latía. Inmediatamente llevó al pequeño al hospital, e ingresaron al recién nacido en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales para recibir tratamiento.

Según algunos medios locales, el bebé, que se llamaba Augustus, está respondiendo bien al tratamiento. Su abuela dijo que «se movía mucho. Movía mucho las piernas y los brazos y su frecuencia cardíaca es excelente». La familia y la funeraria han presentado una denuncia ante la policía. «Estaba indignada porque no vi ese esfuerzo de ‘tratemos de salvar la vida de este niño de todos modos'», agregó la abuela.

Sin embargo, el departamento de salud del municipio insiste en que el bebé llegó muerto a la unidad de salud y cuando fue llevado a la funeraria. Un portavoz del departamento de salud ha declarado que «es un milagro. Vi a la doctora hablando y me estaba diciendo muy claramente que este bebé estaba muerto. La funeraria vino a buscarlo y estaba muerto. De alguna manera ese latido volvió».