Alicia Hornos da un vuelco al caso Wanninkhof tras ver el documental de Dolores Vázquez: «Mi opinión es que ella mató a mi hija»

Primeras palabras de la madre de Rocío Wanninkhof tras ver el testimonio de la que fue su pareja.

Telecinco estrenó Dolores: La verdad sobre el caso Wanninkhof, el documental de HBO que cuenta por primera vez con el testimonio de Dolores Vázquez. Ella fue la mujer injustamente condenada por el asesinato de Rocío Wanninkhof, pasando 519 días en la cárcel. El crimen en realidad lo cometió Tony Alexander King.

La emisión fue líder de audiencia, lo que hizo que 20 años después este terrible caso llegase a más público, causando una gran conmoción. En la condena social a Dolores Vázquez influyó que la propia madre de la víctima, Alicia Hornos, la acusara directamente al creerse la versión de la Guardia Civil.

Según la misma, fue un crimen pasional movido por la «venganza» tras la ruptura de la relación sentimental y la presunta enemistad con la víctima, su hija Rocío. Dolores lo desmiente en el documental, asegurando que «Alicia se enamoró de mí, pero yo no, y tanto Rocío como su hermana eran como dos hijas para mí».

Cuando se cumplen dos décadas de uno de los mayores errores judiciales de nuestro país, Vázquez cuenta cómo no entendía «cómo Alicia pudiera creer que fui yo, sabiendo el cariño que le tenía a su hija». Ella mantiene que «fue engañada y que en el fondo de su ser no se lo creía».

Sin embargo, Alicia Hornos también es entrevistada en el documental. A día de hoy sigue pensando que la que fue su pareja sentimental tuvo algo que ver en el asesinato. Cuando se grabó el documental, afirmaba estar dispuesta a hablar con ella. «Si se sienta conmigo y me dice que ella es inocente, sabré si dice la verdad», dijo. En el documental, Dolores Vázquez afirma no tener problema en sentarse con ella, pero tampoco «necesitarlo».

Primeras palabras de Alicia Hornos: «Si se me había pasado por la cabeza sentarme con ella, ya no».

Tanto Dolores Vázquez como Alicia Hornos han podido ver el documental en el que ambas han participado con su testimonio por separado. Tras el impacto del estreno, uno de los testimonios más buscados era el de Alicia Hornos. Sorprende que después de 20 años, habiendo quedado demostrado que Dolores Vázquez no tuvo nada que ver en el asesinato de su hija, siga dudando de su inocencia.

¿Habrá cambiado de parecer después de ver y escuchar la versión de Dolores Vázquez? La respuesta es, tristemente, que no. Un equipo de Sálvame se desplazó a Mijas, Málaga, donde todavía reside Alicia Hornos, para preguntarle por su reacción. «Lo llevo muy mal, por las mentiras que se han dicho», respondió inicialmente la madre de Rocío Wanninkhof.

«Si se me había pasado por la cabeza sentarme con ella, después de ver el documental, ya no», dice la madre de Rocío Wanninkhof, sin querer mostrar su rostro a cámara, como sí hizo en el documental.

«Mi opinión sigue siendo que ella mató a mi hija, lo tengo claro».

Alicia Hornos sigue pensando que Dolores Vázquez estuvo relacionada la muerte de su hija. Además, el documental no ha hecho sino reafirmarla en esa opinión. «Miente. Todo lo que dice es una mentira tras otra. Yo sigo mal y a mi hija no me la van a devolver», dijo.

Alicia dice que no sabía lo que iba a decir Dolores: «No lo sabía, si no, no lo grabo», espetó. Confesó que solo ha visto «un poquito» de lo que se ha emitido: «No puedo verlo».

Fue interrogada por la «actitud fría» que parece mostrar en el documental, ya que transmite más resentimiento con Dolores Vázquez que con el autor confeso del asesinato, Tony King. Y Alicia Hornos insiste: «Mi opinión es que ella mató a mi hija, lo tengo claro, a mi hija no se le ha hecho justicia», dijo.

Tony King era un británico con antecedentes en Reino Unido, que confesó haber matado a Rocío Wanninkhof, después de coincidir su ADN en una colilla de tabaco en el lugar del crimen, con el que se encontró en las uñas de Sonia Carabantes, la chica asesinada cuatro años después.

Además, estaba el testimonio clave de su entonces novia, que declaró haberle visto llegar nervioso la noche del crimen y lavar toda su ropa. En el documental de HBO, Alicia Hornos y su abogado, Marcos García Montes, señalan que aunque Tony King fuera culpable pudo tener algún colaborador.

Siembran la duda sobre Robert Graham, amigo de King al que éste también inculpó en una de sus declaraciones, que sin embargo quedó libre por falta de pruebas. En la investigación no se encontró vínculo alguno entre Dolores Vázquez y Tony King o Robert Graham.

Por su parte, Dolores Vázquez «no quería ver el documental, porque sigue teniendo fobia a las cámaras después de todo lo que pasó», explicó hace unas semanas Toñi Moreno, la periodista que consiguió la entrevista. Desde Betanzos, Galicia, su tierra natal, y a donde se fue a vivir después de quedar en libertad, sigue esperando una disculpa o indemnización del Estado.

«No han podido quitarme la dignidad».

Belén Esteban, muy implicada emocionalmente con el caso, asegura que habló el pasado lunes con Dolores Vázquez. Afirma que la encontró «tranquila y serena», repitiendo una de las frases que dice en el documental: «Me lo quitaron todo, pero no han podido quitarme mi dignidad».

«Sus hermanas han sufrido muchísimo. Ella en Mijas vivía muy bien. La tuvo que vender para pagar a los abogados y a los procuradores y se tuvo que ir a Betanzos», recordó la tertuliana de Sálvame. Jorge Javier Vázquez también se mostró impactado tras ver el documental: «A cualquiera nos podría pasar algo así», dijo el presentador de Telecinco.