Fallece por el covid Paula, de 37 años: «El peor caso que había visto el hospital»

Falleció en tan solo once días.

La comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, advirtió de que Europa está sumida en una nueva ola de la pandemia de coronavirus. Kyriakides lamentó que en esta ocasión se trate de una crisis sanitaria impulsada por las personas que no se han vacunado.

En un debate parlamentario sobre la coordinación de las medidas en los diferentes países europeos ante el reciente aumento de casos de coronavirus, incidió en que su mensaje principal ante la Eurocámara es que “las vacunas funcionan” e insistió en que “siguen siendo un arma clave en nuestro arsenal”. “Muchas personas, jóvenes y mayores, hubieran estado en una situación mucho peor si no hubiera sido por el desarrollo récord de los programas de vacunación contra el COVID-19. Pero ahora enfrentamos una pandemia impulsada por los no vacunados”, apuntó la chipriota.

“No hay duda de que las vacunas son efectivas contra la enfermedad más severa y protegen de hospitalizaciones y la pérdida de la vida. Incluso con la variante dominante delta, que es más transmisible y grave, se siguen evitando muertes”, afirmó. Desgraciadamente, en algunos casos no se puede hacer nada por los pacientes incluso a pesar de estar vacunados.

Paula Collins, una mujer de 37 años, falleció después de contraer el peor caso de coronavirus que el Hospital Príncipe Carlos había visto. Esta madre de tres hijas, que sufría de presión arterial alta y de diabetes tipo 2, había recibido las dos dosis de la vacuna.

Collins mostró por primera vez síntomas del covid-19 el pasado 20 de octubre, presentando secreción nasal y tos. Cuando ingresó, rápidamente fue trasladada a la unidad de cuidados intensivos. Después de estar 11 días en coma inducido, falleció el 5 de noviembre.

El marido de Paula, Neil, de 51 años, dijo que la muerte de su esposa ha puesto «patas arriba» las vidas de él y de sus tres hijas, Ashleigh, de 19 años, Millie, de 17, y Maisie-Grace, de 10. «No podía creerlo cuando la doctora me llamó y me dijo que tenía el peor caso de coronavirus que habían visto desde el inicio de la pandemia. Todo sucedió rápido y perder a Paula es muy difícil de asimilar», señaló.

«El hospital fue fantástico. Los médicos hicieron todo lo posible para salvarle la vida e incluso quisieron presentarla para un nuevo medicamento en Londres. Pero nada funcionó. Dejó un enorme agujero en todos nuestros corazones», explicó Neil.

Su viudo alerta de la gravedad del virus.

Reconoció que toda la familia estaba «desconsolada» por perder a Paula, pero que querían compartir su historia para advertir de los efectos devastadores del covid-19, a pesar de tener la pauta completa: «algunas personas piensan que no es un problema tan grande como lo fue el año pasado, pero lo es. Es un virus mortal que destruye la vida de las personas. Escuchó a la gente decir que todo es una estafa y una gran broma. Deberían venir y llamar a mi puerta para ver lo que mi familia y yo tenemos que soportar», dijo.

El viudo relató que «el día que falleció, también recibí una carta del NHS (Servicio Nacional de Salud de Reino Unido) diciendo que Paula podría recibir su vacuna de refuerzo. Siempre mantendremos viva su memoria. Ella estará para siempre en mi corazón. Estuvimos juntos 21 años, ella era mi todo. Estoy desconsolado».

Una amiga cercana de Paula, Beth Hughes, comenzó en GoFundMe una recaudación de fondos para ayudar a la familia Collins. «Nadie está preparado para enterrar a un ser querido a una edad tan temprana», añadió la mujer.