«No hay semen en el cuerpo de Laura Luelmo» Se complica la condena para Bernardo Montoya

Primeros problemas para el tribunal que juzga a Bernardo Montoya

La tercera sesión del juicio por el crimen de la joven zamorana asesinada en El Campillo (Huelva) ha concluido con un dato inesperado: En el cuerpo de Laura Luelmo encontraron “restos biológicos de Bernardo Montoya” pero “no semen”. En el banquillo de los acusados se sienta Bernardo Montoya, el principal sospechoso y sobre el que pesan los delitos de detención ilegal, otro de abuso sexual y otro por asesinato.

Este dato hace que la condena a prisión permanente revisable se complique para el acusado, ya que solo se le podría imputar esta pena en casos de agresión sexual completa con la concurrencia de asesinato, algo que por las pruebas va a ser complicado de demostrar. El tribunal popular, compuesto por 9 titulares y 2 suplentes, tendrá muchas dificultades para argumentar que hubo violación y Montoya podría esquivar la pena solicitada por la acusación particular y la popular (representada la consejería de Igualdad de la Junta de Andalucía)

No hay semen pero sí restos biológicos

Bernardo Montoya se presentaba en los juzgados de Huelva proclamando su amor por Pilar, su “cuasi-pareja” actual, como la ha definido su abogado, Miguel Rivera, y ha reiterado no pudo abusar sexualmente de la joven ya que era impotente. El letrado ha argumentado que “no ha habido ninguna cosa que lo incrimine en la violación” y ha asegurado que intentará “impedir y evitar a toda costa que sea castigado por algo que él sostiene que él no ha hecho” siguiendo su deber profesional. Sobre los “restos biológicos” encontrados sobre Laura, Rivera ha argumentado que “hay que tener en cuenta que hubo una manta de por medio y se pueden contagiar”.

El acusado llegó en un furgón policial entorno a las 9:30 y tras salir de los juzgados, cuestionado por los periodistas que lo esperaban sobre lo que declaró ayer, se ha mostrado contundente y ha gritado «soy inocente».

Sobre la acusación de asesinato el abogado de Montoya argumenta que la primera declaración de su cliente, en la que se declaró culpable e incluso pidió perdón a la víctima, fue “ambigua” y que, de momento, “nada está claro salvo que luego vuelva a declarar y podamos dilucidar algo en una dirección u otra”. El cuerpo de Laura Luelmo fue encontrado en una zona de matorrales conocida como Las Mimbreras con signos de violencia, la mayoría golpes en la cabeza, los cuales le ocasionaron la muerte.