El grito de Bernardo Montoya durante el juicio pone patas arriba la investigación

Bernardo Montoya, único acusado de la agresión sexual y el asesinato de la joven zamorana Laura Luelmo en diciembre de 2018 en El Campillo, ha subrayado su inocencia a su llegada a la Audiencia de Huelva y ante las cámaras de televisión. El acusado ha llegado en un furgón policial entorno a las 9:30 y tras salir del mismo, cuestionado por los periodistas que lo esperaban sobre lo que declaró ayer, se ha mostrado contundente y ha asegurado «soy inocente».

Posteriormente, su abogado, Miguel Rivera, en relación con la declaración de Montoya ayer en la sala, ha indicado que dio «versiones sueltas, nada relevante», pues vinieron a ratificar la versión que mantiene desde abril de 2019 en la que culpa a una expareja de la muerte de la joven zamorana. Ha precisado que su cliente ha reconocido una parte de los hechos pero «poco, muy poco», sin entrar a precisar cuál sería la misma.

Mientras tanto prosiguen las vistas en sala, se nuevo a puerta cerrada y está previsto la declaración de más de una docena de testigos en la sesión de mañana y de tarde, toda vez que entre las personas citadas a declarar como testigos se encuentran agentes de la Guardia Civil.

En declaraciones a los periodistas antes de comenzar el juicio, el abogado de Montoya, Miguel Rivera, no ha querido abundar en lo acontecido en sala ni en lo declarado por el acusado porque «falta aún mucho» en este juicio. Asimismo, está previsto que comparezcan por la mañana seis médicos forenses y agentes de distintos grupos de la Guardia Civil. La mañana del día 18 tendrá lugar la comparecencia de seis agentes de la Guardia Civil, de cuatro médicos forenses y de un psicólogo.