Web
Analytics

Un campamento expulsa a una niña de necesidades especiales, por quejas de las madres de las otras niñas

Se trata de el campamento Aldea Inglesa Kids Aldeaduero done han expulsado a Inés, una niña de 11 años con necesidades educativas especiales, en su primer día. La madre explica que el motivo ha sido las constantes quejas de varias madres de las que eran las compañeras de habitación de Inés.

«Las madres se estaban quejando porque no querían que Inés esté en la habitación con sus hijas. Decían que sus hijas están en un colegio de integración, que durante todo el año tienen que convivir con niños de necesidades especiales y que cuando llega el verano se merecen disfrutar del campamento», ha explicado la madre a Cadena SER.

La madre de Inés ya había comunicado a los monitores del campamento las necesidades que tenía su hija, también le había pedido a una monitora que «bajo ningún concepto informase de antemano al resto de niñas de las características de Inés porque la iban a etiquetar de entrada y no iba a tener la opción de que la demás vieran que ella ríe, baila y cuenta como el resto», horas después, la responsable le comunicó que los padres de las otras niñas que compartían la habitación con ella habían llamado para quejarse.

Patrocinados:

La presión de los padres provocó que el campamento ofreciera el pasado sábado dos opciones: sacar a la niña del centro o ponerla en una habitación con una monitora.

La madre de Inés explica que «Inés decía que si la cambiaba de habitación, se quejarían otras madres. Que le estaba poniendo entre la espada y la pared, y que lo único que se le ocurría es que Inés se fuera a dormir con una monitora pero que la niña le decía que no, que quería dormir con sus compañeras».

En la llamada a los padres le indicaron que Inés tenía «comportamientos extraños» y que «no iba a poder seguir las clases de inglés porque no tenía ningún nivel».

La empresa que gestiona los campamentos, Diverbo, ha declarado a ABC que «todo se ha hecho velando por ella» pero que aún así están recopilando la información sobre lo ocurrido.

Inés «está hecha polvo, tiene la moral por los suelos, ella piensa que la culpa es suya que no consigue ser normal. Ya le he dicho que ni de broma, que por desgracia en este mundo hay gente muy buena pero también gente mala y hemos topado con gente no tiene empatía ni capacidad de entender lo especial que es ella», explica la madre de la niña.

Deja un comentario